Comida Navidad empresa: cómo no morir en el intento

Se acerca el fin de año y muchas firmas ya preparan la típica comida de Navidad de empresa (o cena).¿Eres de los que no tienen ganas de acudir a ella? ¿O quizá resulta que te han elegido a ti para que te conviertas en el improvisado event planner del acontecimiento? En cualquiera de ambos casos, te interesará lo que vamos a contarte.

Pautas a seguir

Esto es lo que has de hacer para sobrevivir a la comida de Navidad de tu empresa sin morir en el intento:

Para empezar, procura saludar breve y cortésmente a todo el mundo: jefes y empleados, tanto si te llevas bien con ellos como si no. Además:

  • Socializa y no rehúyas a nadie, incluso si tienes cuentas pendientes con esa persona. Un acercamiento por parte de alguien con quien no congenias es una señal positiva.
  • cortés y educado en todo momento.
  • Si hablas del trabajo, restringe la temática a anécdotas o sucesos simpáticos
  • Si te parece consecuente, elogia la comida y el lugar elegido. Y si crees que podrían ser mejores, entonces mejor no digas nada.
  • Procura tener una actitud natural y relajada: no pongas cara de palo, aunque estés incómodo con la situación.

Finalmente, si decides marcharte antes de tiempo, pon alguna excusa creíble e informa a los comensales más cercanos y a algún superior. Bajo ningún concepto practiques una «salida a la francesa«.

 

Comida Navidad empresa: cómo no morir en el intento

 

Pautas a evitar

Y estas son las cosas que nunca debes hacer:

  • Si te llevas muy mal con alguien o directamente no os soportáis, no debes confrontar directamente o hacer alusiones. Además, procura no sentarte demasiado cerca. Puedes crear una situación incómoda, convirtiendo una velada que podría ser llevadera en un acontecimiento de lo más tenso.
  • Criticar a jefes o compañeros, ni siquiera aunque tengas fundados motivos para hacerlo.
  • Esquivar a tus superiores o rehuir el contacto personal con ellos.
  • Las vestimentas llamativas, de colores chillones o poco acordes con la situación. Al igual que no procede ir de chaqué, tampoco es admisible que te presentes en chanclas.
  • Hablar sin parar, gesticular, gritar o estar callado todo el rato. En la moderación está la clave.

Los dos últimos puntos son importantísimos. En el ámbito laboral, tan contraproducente es pasar totalmente desapercibido como convertirse en el foco de todas las miradas.

Y el consejo final es que evites el consumo excesivo de bebidas alcohólicas. El alcohol es especialmente peligroso en estas ocasiones: puede potenciar un enfrentamiento si ya existen roces previos o dañar irremisiblemente tu reputación ante jefes y compañeros.

Cosas a tener en cuenta para seleccionar los mejores espacios para celebrar la cena de Navidad de empresa:

Si estás leyendo estas líneas, puede que no seas un trabajador al que no le agrada mucho la idea de la comida o cena navideña, sino la persona en la que ha recaído la responsabilidad de que todo salga perfecto.

En ese caso, esto es lo que tienes que tener en cuenta para organizar una cena o comida de Navidad de empresa y que esta resulte redonda:

  • No te dejes llevar exclusivamente por el factor precio: un lugar poco acogedor, un mal servicio o unos platos poco trabajados son el preludio del fracaso
  • En el lado contrario, tampoco caigas en la tentación de escoger un restaurante demasiado exclusivo o engolado. En ese caso, los asistentes no se encontrarán cómodos.

Por otra parte, siempre es preferible huir de los comedores compartidos con otros públicos. Contrata un salón exclusivo para que los asistentes se sientan cómodos y exista privacidad corporativa.

Recuerda también que no se trata de una rigurosa ceremonia sometida a protocolo, sino de un acto que ha de ser relativamente informal y debe contribuir a afianzar las relaciones personales de los trabajadores y superiores. Es decir, uno de los objetivos de estos eventos es hacer equipo.

En este sentido, si está previsto que a la comida de Navidad acudan cientos de trabajadores o la firma exige que se respeten en ella sus principios o valores corporativos, una buena idea es que eches mano de un event planner profesional que sepa cómo organizar team building.

 

¿Cómo aprovechar este tipo de eventos?

No queremos despedirnos sin dar unos consejos a todos aquellos que tienen que asistir a un evento navideño empresarial sin mucha gana, pero no quieren dar la nota ante sus compañeros o ser puntuados en negativo por sus superiores.

Y el mejor consejo que podemos darte es que seas positivo: piensa que, ya que tienes que ir, ¿por qué no aprovechar para pasar un rato divertido o entretenido?

No caigas en el error de acudir con la mente cerrada en banda, pensando que aquello será un tostón o que tendrás que congeniar con gente que no es de tu agrado. Si vas con esa mentalidad, ten por seguro que la velada se te hará muy larga.

Por lo que, esto es lo que te recomendamos hacer:

  • Viste informal, pero cuida al máximo el detalle. Que se note que te has esmerado en acicalarte para la ocasión.
  • Sea la cena de Navidad de empresa gratuita o pagada a escote, mentalízate de que no hay ningún motivo para no disfrutar de las viandas, las bebidas y las posibles sorpresas adicionales.
  • Aprovecha la ocasión para establecer una relación o profundizarla con algún compañero o superior que, por algún motivo, te parezca interesante.

Respecto al último consejo, nunca olvides que la vida cambia de un día para otro. Los contactos estrechos pueden ayudarte, en un futuro, a consolidar tu posición en esa empresa o a cambiar de aires laborales.

Y es que puede ser que tus colegas del trabajo o tus jefes muden de empresa y se acuerden de ti para cubrir algún puesto.

Además, si aún eres single, piensa que, aunque el event planner haya organizado la comida de Navidad de tu empresa con otras intenciones, tendrás una gran oportunidad para entablar una primera conversación informal con aquel compañero o compañera que puedas encajar mejor.

Etiquetas

Últimos post

Cómo organizar un viaje de incentivo

Cómo organizar un evento de lanzamiento de producto

Categorías

Comparte